TEMAS

El borde gingival, la puerta para la higiene bucodental

Aquí se acumulan las bacterias con especial rapidez, y aquí son especialmente difíciles de eliminar. Y aquí es donde se producen la mayoría de los errores al cepillarse los dientes.

Useful helpers - Aquí se acumulan las bacterias con especial rapidez, y aquí son especialmente difíciles de eliminar. Y aquí es donde se producen la mayoría de los errores al cepillarse los dientes.

Intuitivamente, muchas personas ejercen mucha presión cuando se cepillan el surco entre el diente y la encía. Es precisamente aquí, en el margen gingival, donde las bacterias se acumulan rápidamente, estructurándose y formando la placa. Y justamente esta zona es difícil de limpiar.

Useful helpers - Ataques que han pasado muchos años desapercibidos

Ataques que han pasado muchos años desapercibidos

Pero una mayor presión sólo empeora las cosas, especialmente cuando se utiliza un cepillo de dientes con cerdas duras. Se pueden producir lesiones que al principio pasan inadvertidas. Estas lesiones se empiezan a notar cuando la encía se retrae y los cuellos de los dientes quedan expuestos.

La placa en el margen gingival debe ser eliminada por completo. De lo contrario, los depósitos de restos de alimentos y las células descamadas provocan caries y, sobre todo, la inflamación de la encía (gingivitis). Las infecciones de este tipo son fatales porque, con el paso de los años, causan periodontitis, una enfermedad que ataca y destruye el periodonto.

Useful helpers - El corazón en peligro

El corazón en peligro

Un cuidado deficiente no sólo daña los dientes y la encía. Si las toxinas bacterianas de la boca penetran en la encía inflamada y, desde allí, llegan a la circulación, están poniendo en peligro el corazón, los pulmones, el cerebro y el sistema inmunitario.

Los médicos de cabecera recomiendan varias medidas para evitar enfermedades cardiovasculares: una buena alimentación, ejercicio y el cuidado bucodental.

Por eso, quienes prestan especial atención a su margen gingival disfrutan más de la vida: del placer, de unos dientes bonitos, de una encía sana, y reducen el riesgo de inflamaciones gingivales y sus consecuencias.

xs
sm
md
lg